Características

El camino propio de la antigua posesión comienza en la carretera des Capdellà a Puigpunyent por Galilea (PMV 1032, km. 8.800), a la izquierda subiendo desde Puigpunyent hacia Galilea. Una señal de piedra indica “Conques. 1425”. Dos minutos de asfalto, con un margen alto a la derecha, nos dejan en una bifurcación; el camino de la izquierda conduce a las casas viejas.

La fachada principal de las casas tiene dos plantas de alzado. El portal foráneo es de dintel, de grandes dimensiones, del s. XVIII; los capiteles muestran molduras sencillas, mientras que los brancales son dos piezas de piedra. A la izquierda, un bloque constructivo avanzado en perpendicular a la fachada, que acoge el establo, muestra un bebedero cerrado por un arco rebajado, situado junto al portal. A la derecha del portal, destaca una cisterna adosada a la pared, con un cuello de cisterna de sección circular más en medio. El segundo bloque de la fachada, a la derecha, muestra coronación de testera triangular, a dos crujías. Más a la derecha de la fachada, encontramos un portal de dintel de madera y, en el extremo, otro portal de una vivienda. La segunda planta, muestra un balcón y, más a la derecha, dos ventanas. A la derecha, cerrando la explanada de la fachada, se alza la Miranda, con un muro con almenas redondeadas, de considerable antigüedad.

Tras el portal foráneo, el vestíbulo aparece con suelo empedrado y con techo reformado. Dos pilares de sección cuadrada dejan paso a la clastra. En el mismo vestíbulo, a la derecha, cuatro escalones en bajada conducen al portal de dintel de la almazara. La clastra es de planta cuadrada, con suelo empedrado con losas grandes; distribuye diversos portales de dintel, ahora correspondientes a diferentes viviendas. La pared frontal a la entrada y el ángulo del fondo a la derecha tienen tres plantas de alzado, mientras que el resto únicamente tienen dos. Al fondo de la clastra, según se entra, una escalera interior conduce a un portal de dintel situado en el primer piso.

El portal de la izquierda del vestíbulo conduce al establo, una gran sala rectangular, con comederos en los laterales largos. La cubierta tiene cuatro tramos separados por tres arcos rebajados de piedra arenisca.

El conjunto de las casas, producto de la división a la que fue sometida, presenta diversos portales, algunos abiertos modernamente, que acogen unos 11 apartamentos.

La almazara ocupa una gran estancia de planta rectangular. El acceso interior se realiza por una rampa con seis escalones en bajada. La cubierta es un artesonado de madera, con vigas y dos jácenas, en buen estado de conservación. Contiene una prensa de viga, en el lateral largo de la derecha, que se conserva completa, con viga, guiadera de grandes dimensiones adosada al techo, quintal, bastimento de madera, “espiga” y recipientes de piedra.

En el fondo de la estancia de la almazara, bajo un techo de menor altura, aparece el molino de oliva, con entrada por un arco rebajado. El perímetro de los laterales del molino está ocupado por cuatro oberturas que contienen los graneros; tienen portal de medio punto y bóveda de cañón. Detrás, un portal de dintel conduce al almacén de aceite. Junto al molino de oliva se encuentra la prensa mecánica. Al lado está el horno de la almazara, con caldera de bronce. Junto al quintal del almacén hay una segunda prensa mecánica, más pequeña que la primera.

La almazara de Conques aparece documentada en el inventario por el fallecimiento del señor Pere Nét, en 1595, en las casas de la posesión principal, entonces llamada el Palmer. Había tres mulas de tres años cada una; tres collares y tres cojines para labrar; dos vigas, una caldera y otros aparatos de hacer aceite, y varias herramientas.

En el caso concreto de la tafona , ésta ocupa un habitáculo de unos 200 metros cuadrados y siete metros de altura y fue vendida a un extranjero para reconvertirlo en un apartamento, pero ante la imposibilidad legal de hacerlo, éste optó por dejar de pagar la hipoteca y la entidad bancaria con la que suscribió el préstamo le embargó el inmueble. En su día no fructificaron las gestiones del Ajuntament de Puigpunyent para que esta entidad le cediera el inmueble libre de cargas, pues sólo querían venderlo o alquilarlo. Finalmente, la empresa Sublata Causa se ha hecho cargo de este inmueble después de abonar una fianza y estar pagando un alquiler con opción de compra.

En estos momentos se está gestionando un convenio de colaboración con el Ajuntament con la finalidad de que la tafona, una vez rehabilitada, pueda formar parte de las actividades culturales municipales.

DESCARGAR MEMORIA

DESCARGAR PLANOS